viernes, 13 de diciembre de 2019

El delito daña y la justicia debe ayudar a sanar

EL DELITO ES UN DAÑO
El delito es ante todo un daño, porque el delito más allá de ser una acción típica, antijurídica y que está contemplada en las normas legales, llamase código penal, es un daño a la víctima, a la sociedad y un daño incluso para la persona ofensora. Por esto mismo, como decía Howard Zehr, la justicia restaurativa se orienta hacia las víctimas, lo cual implica que nos preocupemos por sus necesidades incluso aunque el infractor no esté identificado o no quiera o no pueda participar en un proceso restaurativo (por eso, puede haber programas individuales de justicia restaurativa que se centren precisamente en este aspecto de la justicia restaurativa, atender las necesidades reales de las víctimas, no las necesidades que nosotros pensamos que deben tener).
Asimismo debemos tener en cuenta qué daños y necesidades tiene la comunidad e incluso la persona ofensora por eso, debemos ahondar en las causas y el origen del hecho dañoso para evitar que se reproduzca, así ayudaremos a atender alguna necesidad de la comunidad como la de sentirse segura, y se logrará de mejor manera si ayudamos al ofensor a que no vuelva a delinquir.

jueves, 12 de diciembre de 2019

¿Cómo nos influye la justicia restaurativa?






(imagen propiedad de Virginia Domingo)


La justicia restaurativa nos  invita a participar más,  en el sistema como verdaderos protagonistas, esto nos da voz y nos empodera, y nos ayuda relacionarnos de una manera diferente entre todos nosotros como miembros de la comunidad y para con el sistema en general y las instituciones. Al final, todo se trata de relacionarnos, las relaciones fuertes nos hacen aprender y las relaciones débiles nos vuelven vulnerables por eso tenemos que entender la importancia de construir y fortalecer los lazos sociales. Esto para mi es justicia restaurativa en esencia.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

La justicia restaurativa ayuda a recomponer las "piezas" de nuestra historia

INTRODUCCIÓN
Cuando hablamos de que la Justicia Restaurativa surge por y para las víctimas, o más bien desde el momento que alguien ha sufrido un delito,  es porque no se trata de hacer distinciones con las personas afectadas por el delito. La Justicia Restaurativa, en principio sería aplicable para cualquier víctima que voluntariamente desee participar en el proceso restaurador con independencia de la clase de delito sufrido. Es decir esta Justicia surge porque el delito daña a las personas, este daño genera necesidades y la principal o primordial es la de atender a la víctima y ver cómo se puede compensar este daño o al menos mitigarlo.Una vez aclarada esta igualdad de todas las víctimas, para acceder a la justicia restaurativa que debería valorarse como regla general, hay que tener en cuenta que igual que todas las personas somos diferentes,también cada víctima lo es. Aunque hubieran sufrido el mismo delito, éste puede impactar y traumatizar más a una víctima y menos a otra, incluso el delito sufrido puede suponer un gran trauma para los allegados de la víctima ( víctimas indirectas) y no serlo tanto para la víctima directa del crimen. Todo esto por supuesto, no implica que esta justicia se olvide del ofensor sino todo lo contrario, atiende de una manera más eficaz sus necesidades, la principal de responsabilizarse por sus actos

martes, 10 de diciembre de 2019

La justicia tradicional no ayuda a "sanar" a los afectados por el daño

(imagen propiedad de Virginia Domingo)

Los efectos de la justicia tradicional distan mucho de ayudar a sanar a los afectados por el delito, ya que promueven vergüenza  y esto lleva a las personas a tener sentimientos negativos; las víctimas claman por venganza y los ofensores debido a la vergüenza rara vez asumirán su responsabilidad.
La justicia restaurativa por el contrario, promueve actitudes positivas y constructivas que llevan a dar una oportunidad a las personas de hacer las cosas bien; esto es asumir responsabilidades, reparar o mitigar el daño causado y poder pasar página. (transformación)

lunes, 9 de diciembre de 2019

Justicia Restaurativa, cada persona debe encontrar su sentido

INTRODUCCIÓN
Los que nos dedicamos a la Justicia Restaurativa, a veces tenemos tendencia prejuzgar sin querer, un caso claro, es si una víctima tiene deseos de venganza o por ejemplo, rehúsa participar en un proceso de justicia restaurativa. Sin embargo, no hay víctimas "buenas" y "malas". Todas merecen nuestro respeto y consideración y en todo caso, es indudable que debemos dejarlas tiempo, porque es lógico que en un primer momento, la víctima esté confusa y no vea los beneficios de estos procesos restaurativos, pero más adelante, su visión puede cambiar, de ahí, que establecer protocolos rígidos y tasados, para la Justicia Restaurativa, lo único que hacer es limitar el trabajo de los facilitadores o mediadores pero sobre todo lo que hace es, perjudicar a los que más necesitan de esta justicia: las víctimas.  Dicho esto, lo lógico y lo normal tras sufrir un delito es tener estos sentimientos negativos, que más bien son sentimientos lógicos y normales en los seres humanos.  Todas merecen nuestro reconocimiento y nuestra atención. Por eso, está claro que estos sentimientos negativos son algo normal, sin embargo, para muchas víctimas solo el poder despojarse de ellos, va a suponer un paso hacia la recuperación o curación de sus heridas.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Necesidades de las víctimas tras el delito





(imagen propiedad de Virginia Domingo)

La Justicia Restaurativa, precisamente, ayuda a las víctimas a incorporar lo vivido, como un aspecto más de su historia vital, las dignifica y sobre todo, las ayuda a reconectar con la comunidad, eliminando la "etiqueta de víctima de por vida". Todo esto tiene que ver con las necesidades de las víctimas tras el delito y que en la mayoría de los casos son la de recuperar su sentimiento de seguridad, de confianza en el ser humano y su necesidad de sentirse respetadas.

viernes, 6 de diciembre de 2019

La importancia de las relaciones para la justicia restaurativa

INTRODUCCIÓN
El ser humano, igual que la mayoría de los seres vivos, vive en comunidad. Desde que nacemos nos relacionamos con un grupo, la familia, el colegio, los amigos...Por eso, todos estamos interconectados y lo que hacemos afecta a los demás, igual que lo que los demás hacen, nos “toca” de forma directa o indirecta en nuestra vida. Las relaciones entre los miembros es un elemento fundamental ya que todos nosotros estamos condicionados por estas relaciones, incluso antes de nuestro nacimiento. En la medida en que nuestros padres se han mantenido juntos o se han distanciado, han estado en contacto con otros miembros de la familia y otras variables, todo esto influye en lo que somos o podemos llegar a ser. La relación con los que nos quieren y /o deberían preocuparse por nosotros, también determina nuestro carácter. Las personas nos basamos en las relaciones y en ocasiones éstas nos pueden afectar también negativamente por el simple hecho de querer ser aceptados o queridos en el grupo.Estas relaciones que podríamos calificar como “dañinas” pueden repercutir en las relaciones con otras personas ajenas a ese grupo, un ejemplo claro de esto podría ser el joven que para ser admitido en el círculo de amigos, comete un delito, dañando así su relación con la víctima, por adquirir una relación con ese grupo concreto.

jueves, 5 de diciembre de 2019

La justicia restaurativa contribuye a la paz social




(imagen propiedad de Virginia Domingo)


Las resoluciones de los juzgados pueden ser ajustadas a derecho pero en ocasiones no son justas, porque precisamente se centran más en los derechos de las personas que en las verdaderas necesidades. Un ejemplo es que el infractor tiene derecho a no declarar contra si mismo, no confesarse culpable pero en muchas ocasiones aunque sean sus derechos su verdadera necesidad será asumir el daño que ha ocasionado, y en el sistema tradicional esto no tiene cabida, casi en ningún caso. La justicia restaurativa es considerada más legitima por los afectados y por eso tiene la virtud de interrumpir la violencia y hacer reflexionar a los afectados por el delito, contribuyendo a mejorar la paz social y fortalecer los lazos sociales.

martes, 3 de diciembre de 2019

La justicia restaurativa trata de eliminar "estereotipos"

LAS ETIQUETAS DE LA JUSTICIA TRADICIONAL
"Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo" decía Abraham Maslow. Cuando un infractor comete un delito automáticamente queda etiquetado y estigmatizado: es un delincuente. Además el sistema suele mentirlos porque les dice que una vez cumplida su condena y pasado un tiempo, se cancelarán los antecedentes pero lo que no se les comenta es que el estigma, el rol de infractor va a ser casi perpetuo, por eso no es de extrañar que si la sociedad le trata así,  no sepan o no vean otro camino que continuar su carrera delictiva. La Justicia Penal tradicional reparte unos roles, el de víctima y el de infractor y removerlos es prácticamente imposible. El infractor pasa a ser el delincuente sin posibilidad de reinserción, y la víctima será la víctima de por vida, lo cual no ayudará en nada a su recuperación. Pocas veces, la Justicia tradicional da una oportunidad al infractor de ser mirado por lo bueno que haga desde ese momento en adelante pero además hay pocos estímulos para que decidan no delinquir, no por temor al castigo sino porque se han dado cuenta de que no quieren volver a dañar a otra persona.

Hacer lo correcto para la justicia restaurativa

TODO DERECHO LLEVA APAREJADO RESPONSABILIDADES
En el mundo en el que vivimos todos o casi todos somos conscientes de nuestros derechos, pero en pocas ocasiones nos queremos dar cuenta que todo derecho lleva aparejado una responsabilidad. Esto implica que reconociendo que somos seres humanos y podemos cometer errores, también debemos saber que si hemos hecho algo malo, tenemos un deber moral o si queremos llamarlo así, la responsabilidad de intentar mitigar, compensar o reparar el daño que hemos causado o el error que hemos cometido. Es una regla lógico ya que como vivimos en comunidad lo que uno hace afecta a los demás para bien o para mal igual que lo que yo hago puede afectar al resto del grupo. Esta interconexión de todos nosotros es lo que hace que cuando hacemos algo malo debamos intentar compensarlo para que el grupo se vea afectado lo menos posible, es decir para que los lazos sociales que nos unen no se rompan totalmente. Pues bien esto es lo que hace la Justicia Restaurativa.Esta Justicia busca la responsabilización del infractor por su conducta y por tanto que al hacerse responsable, quiera hacer lo correcto y reparar el daño.