martes, 28 de julio de 2020

Trauma y justicia restaurativa

SOBRE EL TRAUMA
El delito puede generar trauma y si no se hace nada para tratar el trauma, perdemos la oportunidad de ser resilientes. Por eso, la idea es encontrar formas de incorporar el trauma a nuestra vida."Cuanto más hacemos para afrontar el trauma, más resilientes nos volvemos" Y para ello, es importante encontrar una justicia que pueda ayudar a sanar después del trauma, ya que después de sufrir un trauma una reacción normal es sentir deseos de venganza y la necesidad de que se haga justicia. Sin embargo, la linea entre justicia y venganza es muy delgada y cuando nuestro cuerpo y cerebro se ve afectado por el trauma puede confundirlas. Como hemos sido dañados, y sufrimos un trauma sino hacemos frente a esto podemos hacer daño a los demás o a nosotros mismos. La gran pregunta sería ¿cómo encontrar justicia de manera que no incurramos en los ciclos de violencia? (Elaine Zook Barge)
JUSTICIA RESTAURATIVA Y TRAUMA
La Justicia Restaurativa puede ser la respuesta y es que hay una necesidad de las víctimas más allá del castigo que tiene que ver con seguridad, información sobre su caso (con respuestas reales no las que suele dar la justicia), contar su historia, volverla a contar e incorporarla a su vida, y ser vindicadas, lo cual implica la reparación de su honor.
Los efectos beneficiosos de la justicia restaurativa pueden ser los siguientes:
reduce el miedo en la víctima
aumenta la satisfacción
Proporcionan mayor entendimiento de lo sucedido
Reduce el trauma y el estrés

Y qué es la Justicia Restaurativa, es más que un encuentro es una filosofía que proporciona  un entendimiento del daño, hace frente a los daños y necesidades de todos los afectados por el delito. Promueve que las personas y las comunidades participen en su propio proceso de hacer justicia.

CONCLUSIÓN
La conclusión sería que el sistema debe hacerse otras preguntas no las de siempre de quién es el culpable y cuál será el castigo.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo en casi todo, pero cuando se escribe “…hay una necesidad de las víctimas más allá del castigo..”, es posible que se esté implicando que el castigo del ofensor es TAMBIÉN una necesidad de la víctima.
    Yo creo firmemente que EL CASTIGO DEL OFENSOR NO ES UNA NECESIDAD DE LA VÍCTIMA.
    Quizás si la alternativa fuera una víctima impune y peligrosa, la víctima podría sentir miedo a un nuevo ataque de la misma, pero eso es una cuestión de seguridad. En cambio, si el castigo de por sí alivia a la víctima, estamos naturalizando la venganza.
    Es lo que hoy la sociedad mayoritariamente cree y admite.
    Pero yo sostengo - y creo que la justicia restaurativa debería sostener - que es un grave error.
    EL CASTIGO DEL OFENSOR NO ALIVIA REALMENTE A LA VÍCTIMA. La convierte en vengativa y eso no es bueno ni para ella ni para nadie.
    De la pena - que debería ser siempre reparativa - debería ocuparse la Justicia. Porque existe una idea (quizás discutible) de la eficacia de la disuasión.
    Y la víctima debería, sí, exigir reparación y apreciar el esfuerzo del ofensor en llevarla a cabo, pero no interesarse expresamente en cuánta mortificación esa reparación le causa.

    ResponderEliminar