viernes, 20 de noviembre de 2020

Pena, justicia y daños

 


(imagen propiedad de Virginia Domingo)

La pena viene a dar cierta tranquilidad a la comunidad, sobre todo cuando implica privación de libertad para el ofensor, pero esto es solo de forma aparente, porque nada cambia para la víctima y la sociedad, el daño sigue ahí y el quebranto de las relaciones se mantiene. Por eso, es necesario buscar otras formas de hacer justicia que implique recomponer las relaciones sociales desquebrajadas tras el daño producido con el delito.

 Además es común pensar que las víctimas solo desean venganza cuando lo importante es ayudarlas a sanar,para eso será necesario canalizar estos sentimientos negativos por otros que los ayuden a recuperarse tras el delito. Por eso, el proceso penal es muy frio y y hace que los infractores deshumanicen a sus víctimas igual que ocurre con las víctimas con respecto a los ofensores....la justicia restaurativa abre la puerta a la humanización de los afectados por el delito, su sanación y sobre todo al restablecimiento de las relaciones rotas tras el daño causado por el delito

1 comentario:

  1. Las víctimas son menos vengativas de lo que se cree, pero la creencia de que son vengativas naturaliza la venganza. De todos modos, si existiera una política activa de reparación a las víctimas, como lo propone la justicia restaurativa, esta actitud vengativa seguramente se atenuaría.

    ResponderEliminar