sábado, 5 de octubre de 2019

¿Qué quieren los afectados por el delito?





(imagen propiedad de Virginia Domingo)

Los ofensores dan más legitimidad a una justicia que los trata con respeto, esto influirá positivamente en ellos y en su voluntad de desistir del delito. Gracias a esto, la comunidad se sentirá más segura y el estado se dará cuenta que mantener el orden y la vigencia de las leyes se cumple no con el castigo sino con una justicia más humana. Todo esto influirá en un círculo de beneficios en las víctimas, ya que se sentirán que son tratadas con respeto y que alguien se responsabiliza por el daño sufrido.

2 comentarios:

  1. Con pena de encierro es casi siempre imposible que el ofensor se sienta respetado.

    ResponderEliminar
  2. Con una pena alternativa al encierro, por más severa, dura o prolongada que sea, el ofender podría sentir que se le exige literalmente que pague por el daño que produjo, pero se sienta, no obstante, respetado y más propenso a convertirse en una persona honesta.

    ResponderEliminar