viernes, 26 de febrero de 2021

Prevención con la justicia restaurativa

 


PREVENCIÓN CON LA JUSTICIA RESTAURATIVA

Uno de los beneficios de la Justicia Restaurativa y que a veces nos suele pasar desapercibido es la prevención del delito, nos centramos tanto en el delito ya cometido y en cómo abordarlo de la mejor manera a través de los procesos restaurativos, que nos olvidamos que precisamente el beneficio más importante es la reducción de la reincidencia y la prevención de futuros nuevos hechos delictivos. En primer lugar, se fomenta la responsabilización, esto sin duda ayudará al infractor a ver que su conducta si dañó a otro ser humano, evitando que justifique por lo que hizo, o niegue que cometió el delito. Aprenden a responsabilizarse y ser dueños de sus actos, el que hace algo mal, debe asumirlo con todas las consecuencias, esto genera madurez en los infractores, valentía y una serie de valores restaurativos que influirán positivamente en su decisión de no querer delinquir. No todos podrán o querrán hacerlo pero muchos si, lo que repercute en la víctima directa ( sabrá que no va a volver a sufrir un daño por parte de ese infractor) y en el resto de potenciales y futuras víctimas: la comunidad, que se sentirá más segura y aliviada al saber que habrá un delincuente menos en la calle. El riesgo de convertirse en víctimas disminuyen aumentando su confianza en los seres humanos y en la justicia. Por eso, ayudando a las víctimas también se ayuda a los infractores y viceversa.

PREVENCIÓN EN LOS COLEGIOS

Pero hay una posibilidad que juega a nuestro favor y es actuar todavía mucho antes, antes que un infractor comience su carrera criminal, estoy hablando del gran potencial de la Justicia Restaurativa en jóvenes en general y para jóvenes que han cometido sus primeros pequeños delitos. En los jóvenes, confluyen factores que les hacen más influenciables y muchos cometen delitos o pequeños actos vandálicos pensando en que realmente no hacen daño, esto suele ser por su falta de madurez, falta de habilidades sociales y control emocional y sobre todo porque tienen dificultad para responsabilizarse por sus actos.

Los procesos restaurativos deben ser parte de su educación en los colegios y su entorno, para que aprendan a gestionar los conflictos de la vida diaria de forma positiva y constructiva, así se evitarán que jóvenes conflictivos se conviertan en delincuentes y para los que han traspasado el limite, es una oportunidad indiscutible para apartarse a tiempo y de una vez, de la carrera delictiva. Y así otra vez ganamos todos porque tendremos dentro de la sociedad jóvenes productivos y con  mucho que aportar en lugar de excluidos y marginados.

1 comentario:

  1. Es muy loable que la justicia restaurativa tenga también como objetivo la prevención del delito.
    Pero esto debería llevarse a cabo a fondo y sería importante, por ello, que se pronuncie enfáticamente proponiendo la eliminación gradual de la pena de encierro, que tanto realimenta la delincuencia, y que se vaya reemplazando por penas reparativas y repersonalizadoras ejecutadas en libertad vigilada fuera de las cárceles.
    Por otra parte, si el objetivo central de la justicia restaurativa, que es la reparación de las víctimas y de la comunidad y de la recuperación de los infractores, ¿qué podría ser mejor que condenar a quienes dañaron a realizar importantes trabajos de reparación o de utilidad comunitaria como contrapartida por el daño que han ocasionado?
    Yendo a la cárcel, sólo satisfacen el ansia vengativa de la comunidad y de algunas víctimas, pero no reparan en absoluto.

    ResponderEliminar