lunes, 10 de mayo de 2021

Aspectos esenciales de la justicia restaurativa


Cuando se sufre un delito, puede surgir el trauma, y entonces necesitamos sentir que se hace justicia, teniendo cuidado de distinguir el límite entre justicia y venganza.

Por eso para mi la pregunta es ¿Cómo hacer justicia para que sanen las "heridas"?. 

La Justicia tradicional falla porque en general:

  • Las necesidades de las víctimas no se satisfacen, con lo que en muchas ocasiones son revictimizadas
  • Los infractores son castigados pero no se responsabilizan, esto frustra a la comunidad, que además queda fuera del proceso.

Frente a esto, la Justicia Restaurativa no impone, respeta la flexibilidad y favorece:

  • La mejor atención a las necesidades reales de la víctima
  • Los infractores son ayudados a asumir el daño ocasionado y hacer el esfuerzo por repararlo o compensarlo
  • La comunidad toma parte directa en muchos procesos restaurativos.

Esto es la esencia de la Justicia restaurativa, el cómo lo hagamos en la práctica depende del caso concreto, las necesidades de las partes, y de cuantas personas se han visto impactadas por el hecho delictivo. 


3 comentarios:

  1. “¿Cómo hacer justicia para que sanen las heridas?”
    Cuando se habla de heridas, cabe pensar en las heridas sufridas por las víctimas.
    Pero cuando a un ofensor se lo encarcela, también sufre una herida, a veces aún mayor que la sufrida por la víctima.
    La justicia restaurativa también debe ocuparse de las heridas de los ofensores.
    Pero, contrariamente a las heridas de las víctimas, que la sociedad lamenta, las heridas de los ofensores son provocadas por la misma sociedad, a través de las autoridades judiciales, cuando a un ofensor se o encarcela.
    Eso significa que la herida de los ofensores es evitable y la mejor forma de sanar esa herida es, justamente, evitar que se produzca.
    Eso implicaría evitar el encarcelamiento.
    Cualquier pena alternativa puede ser penosa, pero no necesariamente será una herida.
    El ofensor puede recibir una condena a realizar gratuitamente, por un determinado tiempo, un trabajo reparativo o bien comunitario con producto o salario caído destinado a engrosar un fondo de reparaciones para las víctimas.
    Eso sería una pena, pero no necesariamente una herida, porque no tendría las características de la denigración y estigmatización, que son heridas siempre.
    Estas consideraciones llevan a la conclusión de que para aplicar justicia restaurativa a fondo, lo primero que debería existir es la sustitución de la pena de encierro por penas alternativas al mismo, que sean restaurativas, es decir, reparativas para las víctimas y repersonalizadoras para el ofensor.

    ResponderEliminar
  2. continúo aprendiendo contigo Maestra. !!! Gracias.!!!

    ResponderEliminar