viernes, 21 de mayo de 2021

Hacer justicia con la justicia restaurativa


HACER JUSTICIA

El Estado y el sistema, nos suele garantizar un juicio justo, pero no que se haga justicia. Por eso, la pregunta es ¿Cómo hacer justicia?. En el sistema tradicional hay demasiadas formalidades, esto nos lleva a buscar la verdad "formal o legal" que en ocasiones no tiene nada que ver con la verdad "emocional". 

Frente a esto, la Justicia Restaurativa busca esta verdad emocional , busca que las personas cuenten su historia y así ayudarles a sanar. Para muchos, esto sería tanto como poner las cosas de manera que parecía que no se ha sufrido un delito, sin embargo, muchas veces, es imposible. Por eso, la reparación a la víctima debe ser más enfocada en el futuro, haciendo sobre todo que se sienta respetada. Para el infractor, también es importante este camino hacia la sanación y ven la Justicia Restaurativa más justa, ya que les da la oportunidad y les anima a hacer lo correcto. 

CONCLUSIÓN

La conclusión es que nadie debe ser excluido a priori, de la Justicia Restaurativa, ya que además uno de sus valores es la inclusión. Pero es que además con la justicia restaurativa tenemos la oportunidad de humanizar a las personas, entender el impacto del delito, el contexto de cada uno de nosotros, y el por qué delito para intentar neutralizar las causas y que se repitan. Estoy convencida que no es una alternativa sino la verdadera forma de hacer justicia. Pero también se debe tener en cuenta que la justicia restaurativa no es algo único hay muchas formas de realizar justicia restaurativa a través de prácticas concretas, programas o incluso se pueden realizar resoluciones con enfoque restaurativo pero lo que sí está claro que no se puede limitar la justicia restaurativa y uniformizarla. Y en todo esto, debemos entender que impartir talleres es formación o capacitación en justicia restaurativa y no es hacer justicia restaurativa.

1 comentario:

  1. “Para el infractor, también es importante este camino hacia la sanación…”
    Es paradójico que la justicia restaurativa trabaje para la sanación del infractor y, al mismo tiempo, no se pronuncie sobre la posibilidad de sustituir por penas restaurativas la pena de prisión, que es exactamente lo contrario, porque en vez de encaminar hacia la salvación, degrada y estigmatiza al infractor, con lo cual, generalmente no sólo no lo sana, sino que lo empeora, lo resiente y lo vuelve más antisocial que cuando entró a la cárcel.

    ResponderEliminar