jueves, 13 de mayo de 2021

Importancia de la justicia restaurativa para las víctimas


 INTRODUCCIÓN

Para los que nunca hemos sido víctimas directas de un delito, es complicado ponernos en el lugar de una persona que ha sufrido un delito, especialmente si ha sido grave. La justicia penal tradicional hace  por lo general, que las víctimas se sientan más víctimas durante todo el proceso, son  interrogadas una y otra vez, teniendo que recordar el dolor que sufrieron y reviviendo el trauma. Y cuando quizá, empiezan a superar lo vivido, son llamadas al juicio. Pero además, el proceso penal se olvida de otras víctimas, las  indirectas como sus familiares y allegados, no se las tiene en cuenta y no pueden hablar, a no ser que sean testigos del crimen. En general, tanto víctimas directas como indirectas, acuden al juicio oral con unas expectativas diferentes, pensando que van  a poder desahogarse, que van a ser escuchadas y van a poder hablar no solo sobre cómo sucedieron los hechos, sino también acerca de  cómo se sintieron cuando sufrieron el delito y después, cómo es su vida tras el crimen y qué necesitarían para poder superarlo. 

LA REALIDAD DE SER VÍCTIMA

Obviamente el juicio es un proceso solemne, demasiado a mi parecer, que asusta en muchas ocasiones y que intimida casi más a las víctimas que a los infractores. Solamente van a poder responder a las preguntas que las hagan los operadores jurídicos, y en más de una ocasión son preguntas un tanto desagradables. Por eso, cuando acaba el juicio, claro, si es que se celebra y no hay una sentencia de conformidad ( en la que todo se acuerda entre fiscal y abogado del delincuente) que las deja sin ni siquiera saber qué ha pasado o haber podido contar su historia frente al acusado, vuelven a la realidad, y se dan cuenta que todas sus esperanzas estaban en este proceso y que una vez más las ha fallado, porque no han podido expresarse, ni ellas ni mucho menos las víctimas indirectas, que no son tenidas en cuenta como víctimas.

LA JUSTICIA RESTAURATIVA DA OTRAS RESPUESTAS

Por eso, la Justicia Restaurativa, se presenta como un soplo de aire renovado ante una justicia tradicional, anclada en protocolos rígidos, fríos que causan hasta miedo en los que no tienen más remedio que acudir a ella. Y lo que no podemos consentir los que nos dedicamos a esta justicia reparadora, es que se la quiera transformar cayendo en los mismos errores, por eso, me niego a rígidos protocolos con plazos tasados que usan en determinados lugares, lo que lleva a que los encuentros restaurativos, se desnaturalicen y causen aún más perjuicios, a una ya maltrecha justicia penal tradicional.

La justicia restaurativa tiene que estar liberada de tanta burocracia, ser flexible, permitiendo diferentes clases de encuentros restaurativos, dependiendo del caso y las circunstancias, no limitando y asumiendo que justicia restaurativa es tan solo mediación penal, y sobre todo lo que habría que hacer es transformar la justicia penal tradicional, haciéndola más restaurativa menos rígida y más adaptada a las circunstancias del caso, y no a la inversa.

1 comentario:

  1. “…lo que habría que hacer es transformar la justicia penal tradicional, haciéndola más restaurativa…”
    Las víctimas, aparte de todo lo relativo a ser llamadas a declarar, ser tratadas brutalmente, ser revictimizadas, no ser escuchadas como corresponde, etc. reciben en la justicia tradicional el miserable consuelo de que el ofensor estará preso y sufriendo durante varios años.
    Esto se traduce, habitualmente, en que la víctima está incentivada a alegrarse de que el ofensor “se está pudriendo en la cárcel”.
    Si se sustituyera la pena privativa de la libertad por penas a realizar trabajos o prestar servicios, durante un tiempo, en forma gratuita y en libertad (estrictamente) vigilada, con producto y/o salarios caídos destinados a ingresar en un fondo de reparaciones para las víctimas, éstas no deberían alegrarse de que el ofensor está sufriendo en la cárcel, sino alegrarse porque pensarían “está trabajando para mí”.
    Esto sí sería verdadera justicia restaurativa.
    Los encuentros, los pedidos de perdón, las entrevistas, las mediaciones, los círculos, las conferencias,… todo es muy meritorio, pero si el ofensor está preso, lo cual implica denigrado y estigmatizado, su participación en un proceso restaurativo es más que problemática y probablemente tenga un efecto muy limitado.
    Si las penas fueran restaurativas, esto es, sin encierro, reparativas para las víctimas y repersonalizadoras para el ofensor, el cambio de justicia tradicional a justicia restaurativa podría ser total.

    ResponderEliminar