martes, 4 de mayo de 2021

¿Qué surge de un proceso restaurativo?

 

(imagen propiedad de Virginia Domingo)

INTRODUCCIÓN

Lo bueno de interactuar con otros facilitadores y promotores de la Justicia Restaurativa es que puedo reflexionar sobre donde estamos con la Justicia Restaurativa y hacia donde queremos ir. Siempre he comentado que el buen facilitador, debe despojarse de su profesión de origen, es más, somos los que hemos estado relacionados con las leyes, los que tenemos más complicado esta labor, porque nos han enseñado a ser tan respetuosos con las leyes, que nos hemos olvidado de que lo más importante es el ser humano, que hay detrás. ¿Cómo hacerlo, como despojarnos de nuestra profesión de origen?, me preguntaban gran acierto, pues primero dejando de pensar con la cabeza, simplemente y guiarnos un poco más con el corazón. Los seres humanos no somos racionales, a pesar de lo que pensamos, somos mezcla de emociones y son estos sentimientos, los que deben de salir a a luz, en un proceso restaurativo. Por eso, el facilitador, es el que va a ayudar para que fluyan y así las personas afectadas por el daño, puedan sanar.

LA JUSTICIA RESTAURATIVA NO ES PSICOLOGÍA, NI DERECHO....

Nada tiene que ver con el mundo del derecho, ni con la psicología.. es algo que está en relación con nuestra esencia, somos seres humanos, lo cual no implica que la formación multidisciplinar pueda ser importante para usar las herramientas y técnicas que puedan favorecer este camino hacia un diálogo profundo y sincero sobre lo que ocurrió, como reparar o hacer lo correcto, quién debe hacerlo y quienes deben participar por resultar afectados, de alguna manera por lo sucedido.

En este camino, se me han ocurrido algunos sentimientos que conllevan el camino restaurativo y que pueden salir  a la luz durante un proceso restaurativo:

Reflexión (sobre lo sucedido), remordimiento (por el dolor o la pena causada), responsabilidad ( no poniendo excusas o justificaciones a lo que pasó ), redescubrimiento (encontrando un nuevo yo "renovado"), respeto a uno mismo y los demás, reparación (hacer las cosas "bien"), rehabilitación (generando compromisos con la comunidad para que se vea el deseo de cambio de la persona que hizo mal), reconciliación (con uno mismo, con su familia y si fuera posible con la otra persona ).

La Justicia Restaurativa y sus herramientas, sin lugar a dudas, favorecen una mejor cohesión social, una comunidad responsable, con sus miembros, sintiéndose parte del grupo. Somos seres que vivimos en comunidad, esta en nuestra esencia: UBUNTU, yo soy porque nosotros somos.

1 comentario:

  1. REFLEXIÓN SOBRE LO SUCEDIDO Y REMORDIMIENTO POR EL DOLOR CAUSADO.
    Si el ofensor está preso es altamente probable que pensará que debió actuar de manera tal de no haber sido capturado y le importe poco el dolor causado.
    Si estuviera reparando el daño que cometió en libertad vigilada es más posible que reflexione sobre el daño que provocó y lo que la víctima sufre.

    RESPONSABILIDAD Y NO JUSTIFICAIÓN DEL HECHO
    Si el ofensor está preso es altamente probable que justifique su acto porque considerará que está en guerra contra una sociedad que ahora lo tiene prisionero (es mucho más tolerable para el ego creerse prisionero de guerra que estar preso por ser un antisocial) y que la víctima sólo fue una baja de ese ejército enemigo.
    Si estuviera reparando el daño que cometió en libertad vigilada posiblemente pueda aceptar su situación y no necesitar tan desesperadamente justificar su acción.

    REDESCUBRIENDO Y ENCONTRANDO UN NUEVO YO
    Si el ofensor está preso es altamente probable que descubra un nuevo yo que es mucho más perverso y criminal que antes de haber entrado a la cárcel.
    Si estuviera reparando el daño que cometió en libertad vigilada es posible que pueda descubrir un nuevo yo dispuesto a reparar el daño que cometió y a corregir su conducta futura.

    RECONCILIACIÓN Y DESEO DE CAMBIAR
    Si el ofensor está preso es altamente probable que no pueda reconciliarse con nadie y menos consigo mismo y que su deseo de cambiar sea sólo en ser más astuto para la próxima vez que cometa un delito.
    Si estuviera reparando el daño que cometió en libertad vigilada es posible que pueda desear reconciliarse con todos, incluso con la sociedad que lo condenó a reparar, desde ya con la víctima y seguramente que consigo mismo también.

    ResponderEliminar