lunes, 12 de abril de 2021

Justicia restaurativa y neurociencia


 NEUROCIENCIA Y JUSTICIA RESTAURATIVA

En un mundo en el que habitualmente convivimos con delitos muy graves y que generan gran alarma social, opino que el "hombre no es malo por naturaleza", es decir pienso que estos casos son los menos y además, deberíamos poner más énfasis en estudiar e investigar por qué suceden y como en muchas ocasiones pueden estar relacionados con algún defecto en su parte del cerebro, íntimamente relacionada con la humanidad y la empatía. Estoy hablando de neurociencia y cómo se ha demostrado (leer a Daniel Reisel) que muchos de los ofensores más terribles, tienen menos desarrollada la amígdala encargada de la empatía en nuestro cerebro, lo normal es que si tenemos una infancia feliz se desarrolle de forma buena y saludable, pero algunos  no la desarrollaron (esto también demuestra que muchos infractores fueron víctimas en su día). Y si queremos tener una sociedad que se sienta más segura, un mundo más pacifico, deberíamos empezar a pensar que a veces el castigo ejemplar no soluciona a largo plazo qué hacer con estos infractores más "crueles". La neurociencia nos dice que la amígdala aunque sea de adultos, se puede desarrollar algo más y que precisamente los procesos restaurativos pueden ayudar a esto. 

EMPATÍA Y JUSTICIA RESTAURATIVA

¿No nos gustaría que muchos infractores de los calificados "psicópatas" y con otras conductas peligrosas desarrollaran valores como la empatía? ¿para qué?

Para que siguiendo a Thomas Kuhn, no quieran volver a delinquir no por el temor a ser capturados y castigados por la ley, sino porque han comprendido que su acción causa daños a otro ser humano y no quieren repetir estos daños.

Lógicamente no todos podrán o querrán pensar en esta empatía pero estoy convencida que muchos si, porque para muchos pensar en que el delito daña realmente a otro ser humano será un descubrimiento que se potencia con la justicia restaurativa.

Me explico, la justicia tradicional, el proceso penal distancia poco a poco al infractor de la víctima y del daño que el delito ha causado, se le da toda serie de "armas" para mentir, negar los hechos, justificar su acción, esto hace que muchos empiecen a perder de vista la realidad. Al final, acaban pensando que todo el proceso gira en torno a él, (siendo juzgado y estigmatizado como un delincuente), y el estado (que se hace el ofendido porque una norma creada por él, ha sido vulnerada). Pierden la perspectiva de qué su delito ha causado daños, acaban distorsionando la realidad y la víctima se diluye en un proceso burocrático y frío en el que al final son ellos los que acaban sintiéndose víctimas del sistema.

CONCLUSIONES

Los procesos restaurativos, lo que hacen es ayudar al infractor y a la víctima a ponerse rostro o al menos a entender que detrás del delito hay una historia, a ver la humanidad existente tras el delito, esto sin duda ayuda al delincuente a recuperar la perspectiva del impacto que el delito ha tenido en las víctimas y en la sociedad, incluso en su propia vida y en la de sus allegados. La Justicia Restaurativa favorece la empatía y ayudará a muchos infractores a no querer volver a delinquir por no querer dañar a otra persona. Esto es mucho más eficaz que intentar que los infractores no delincan por el temor al castigo, ya que como bien sabemos, el temor al castigo y a penas duras, generalmente no funciona, y además suele producir el efecto inverso.

4 comentarios:

  1. ¡Muy bien por enfatizar lo contraproducente que es la justicia vigente! Y habría que añadir que lo peor de ella es la pena de encierro. Luchar contra esto debería ser prioritario para todo movimiento restaurativo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente ponencia. La empatia, comprender el daño que hice o lo que el otro sufre por mi causa permitirá cambiar este mundo.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus excelentes reflexiones efectivamente ...esto puede cambiar el mundo!!!!

      Eliminar
  3. Es muy difícil que un preso desarrolle empatía hacia sus víctimas y mucho menos hacia la sociedad que lo condenó.
    El resentimeinto de quien está en la cárcel es casi inevitable.
    Si bien se considera que con el encierro se “paga” una deuda, casi nunca el preso lo tomará como una deuda de la que es responsable. Lo tomará como un castigo o venganza de la sociedad hacia él. Y, además, la sociedad no le dará, en la práctica, nunca por pagada esa deuda, aunque teóricamente diga que sí.
    Por eso sigo insistiendo en que es necesario que la pena privativa de la libertad se reconvierta en penas alternativas restaurativas, que sean reparadoras para las víctimas y repersonalizadoras para el ofensor.
    Una tarea o un servicio prestados gratuitamente, realizados bajo una libertad estrictamente vigilada y con producto destinado a un fondo de indemnización a las víctimas sería una pena mucho más lógica y eficiente y sería mucho más factible que el sometido a una pena tal desarrolle empatía, se responsabilice por el daño cometido y hasta posiblemente se convierta en uan persona diametralmente distinta de la que delinquió
    Estando preso esto es mucho más difícil.

    ResponderEliminar