miércoles, 7 de julio de 2021

Valores de la justicia restaurativa

 


(imagen propiedad de Virginia Domingo, inspirada en Howard Zehr)

Como todo paradigma, teoría jurídico filosófica o como lo queramos considerar, la justicia restaurativa se nutre de muchos valores, algunos importantes para mi son el respeto y la responsabilidad. Pero entiendo, que si tuviéramos cada uno de nosotros/as que hablar de valores, diríamos muchos diferentes porque precisamente la justicia restaurativa tiene esta cualidad, se adapta a cada persona, es la justicia del sentido común pero también la que nos permite entender que la mejor justicia es la que humaniza a las personas, y como cada uno somos diferentes, nuestros valores lo van a ser, lo cual no es malo sino que ayuda a comprender la flexibilidad 

Entiendo como Howard Zehr, que la responsabilidad es importante porque es esencial para nuestras relaciones con otros miembros del grupo, entender que podemos interactuar y que en esta dinámica podemos dañar a otras personas, y por eso nuestra obligación es respetarlos, asumiendo nuestra responsabilidad. Al final se trata de comprender que todo derecho lleva aparejado responsabilidades. Y sobre todo creo que se trata de retomar algo que en algunos lugares estamos perdiendo: la empatía.

1 comentario:

  1. “… la mejor justicia es la que humaniza a las prsonas …”
    Desde ya considero que la justicia restaurativa no es sólo la mejor justicia. sino que es la única justicia realmente verdadera.
    Y quiero creer que humaniza a las personas.
    Pero, hete aquí, que la actual justicia, que es denominada así, pero que no es verdadera justicia porque devuelve mal por mal, y utiliza el castigo, es decir, tal como lo catalogaba el criminólogo jesuita Antonio Beristain, una pena meramente o, al menos, primordialmente aflictiva y dañina, no sólo no humaniza a las personas, sino que deshumaniza a los infractores al enviarlos a la cárcel.
    ¿Cómo es posible que los movimientos que intentan imponer la justicia restaurativa en el mundo se queden de brazos cruzados, sin denunciar esta punitividad deshumanizante, y no pidan a gritos que la absurda y hoy obsoleta, además de contraproducente, pena privativa de la libertad, que hacina a los infractores en lugares donde crece y prolifera el delito, sea reemplazada por penas restaurativas que se efectivicen bajo una estricta libertad vigilada pero fuera de las cárceles?

    ResponderEliminar