viernes, 18 de junio de 2021

La justicia restaurativa permite la individualización de la respuesta al delito


 MISMO DELITO DIFERENTES PERSONAS

La justicia restaurativa permite la individualización de la respuesta judicial aumentando así su eficacia, cada delito cada víctima y cada infractor, son diferentes, por eso la Justicia Restaurativa valora estas   circunstancias personales y sociales de las personas afectadas, y las ve como seres humanos, no como un número de expediente. Promueve la desjudicialización cuando sea posible, en delitos leves y por otro lado, esta individualización de la respuesta judicial permite una variedad de medidas a adoptarse y con más proporcionalidad, aportando un plus a la función de resocializadora y reeducadora, que en el caso de jóvenes infractores es más importante, si cabe. Se puede enfocar la justicia penal desde una perspectiva restaurativa, partiendo de una visión pedagógica, rehabilitadora y sanadora en cualquier momento procesal y en cualquier clase de delitos.

También favorece la cooperación de la justicia con otras instituciones sociales haciendo que el tratamiento del delito sea más adecuado y satisfactorio, canalizando los sentimientos negativos de venganza por otros positivos como la responsabilización, remordimiento y de reparación y por eso la prevención de futuros delitos y de futuros delincuentes, es más viable y posible (estoy hablando de una prevención positiva)

Mejora la satisfacción del ciudadano con respecto a la justicia, porque el sistema no será tan frío y lleno de burocrático sino que tendrá en cuenta en primer lugar a las personas y sus necesidades y dará una oportunidad a los infractores de hacer las cosas bien.

CONCLUSIONES

La Justicia Restaurativa, sin lugar a dudas, trata de dar una respuesta más justa y legítima al delito, tiendo en cuenta a los verdaderos afectados por el hecho, y no solo valorando las leyes. En lugar de ser una justicia igual para todos, es una justicia equitativa.

1 comentario:

  1. “En lugar de ser una justicia igual para todos, es una justicia equitativa”.
    Creer que la igualdad es equidad es uno de los conceptos más tontos, pero también más arraigados.
    No sólo en la justicia penal sino en muchos otros órdenes de la vida.
    Luchar contra esto y luchar contra la pena de encierro en prisión cuesta mucho porque ésta se basa también en que es la forma más equitativa de castigar, ya que considera que los delitos pueden calificarse objetivamente y que el sufrimiento de castigos teóricamente proporcionales a la gravedad de las faltas, son soportados de igual manera por todos.

    ResponderEliminar