lunes, 14 de junio de 2021

Prácticas restaurativas

 


(imagen propiedad de Virginia Domingo)

Las diferentes prácticas restaurativas  se centran más en la historia que en el argumento. Y como ya he dicho en alguna ocasión, los facilitadores ayudan a contar la historia. Las preguntas que solo se pueden hacer en un proceso restaurativo como las conferencias, son las que motivan a las personas. (las víctimas saben que tienen preguntas que solo el infractor puede responder o ayudarlas a darlas respuesta). Esto no significa que debamos obsesionarnos con las preguntas, no debemos convertirlo en un interrogatorio para esto está la justicia tradicional, debemos dejar que el diálogo fluya y solo en caso de que no sea así usar las preguntas para generarlo

1 comentario:

  1. No veo que aquí se mencione explícitamente lo que considero esencial y central: que los ofensores reparen el daño que provocó el delito que cometieron y las víctimas sean reparadas por el daño que sufrieron.
    Si es el mismo ofensor es el que repara a su víctima, es ideal, pero puede hacerse también en forma indirecta.
    Una posibilidad, aunque no digo que sea la única, es que los ofensores realicen gratuitamente trabajos o presten servicios durante un determinado tiempo, lo que produzcan se destine a un fondo de indemnizaciones y las víctimas reciban una indemnización a partir de lo producido.
    Reuniones, relatos de historias, escuchas, diálogos, explicaciones, asunción de responsabilidad, pedidos de perdón, respeto, manejo de emociones, acuerdos, obligaciones y demás son complementos magníficos y muy deseables, pero sigo insistiendo en que lo esencial es lo anterior y que es muy difícil que se logre si continúa siendo la pena de encierro la respuesta al delito.

    ResponderEliminar