miércoles, 9 de junio de 2021

Justicia restaurativa como ciencia social



(imagen propiedad de Virginia Domingo)
 

Una de mis propuestas sería considerar la justicia restaurativa  como ciencia social. Fijaros que digo social y no penal, porque precisamente, aunque empezó en el ámbito penal, ahora se ha visto sus beneficios en otras áreas de nuestra vida.

REQUISITOS COMO CIENCIA SOCIAL

Tiene todos los requisitos, ya que:

Cuenta con una metodología científica depurada, para aplicarla existen diversas prácticas o metodologías; unas más conocidas con la mediación penal, conferencias o círculos e incluso no sería descabellado pensar en diseñar más prácticas restaurativas, respetando los principios y valores que la inspiran y que se podrían resumir, en el gráfico que os presento al final de este breve post.

Tiene un paradigma transicional bien definido, que  es "humanizar la justicia ” y fomentar la humanización de nuestra forma de relacionarnos

Cuenta una  "teoría jurídica filosófica" (empatía, Thomas Kuhn). Existen varias teorías la que más me gusta es la de Kuhn. El que hace algo mal, tiene el deber de hacer lo correcto, enmendar o compensar este daño, pero no por temor al castigo, sino porque se supone que se crea la empatía suficiente en esta persona, como para no querer volver a dañar a otro ser humano

5 comentarios:

  1. "… humanizar la justicia… ”
    Debe, ante todo, eliminarse el castigo sin sentido y, primordialmente, la pena privativa de la libertad, tal como se entiende hoy, es decir, con cárceles que aíslan, denigran y estigmatizan a las personas que han cometido algún delito.
    Quienes han delinquido deben pagar por el daño que han provocado. Pero no mediante su reclusión en una prisión, lo cual no repara a nadie y, por lo tanto, tampoco es un pago por lo que hicieron, sino con una reparación activa.
    Ya me he explayado infinitas veces sobre cómo debería ser la pena para los infractores y cómo se debería reparar a las víctimas y a la sociedad.
    Necesitamos penas restaurativas, es decir, reparativas y repersonalizadoras, lo cual con el encierro actual no sólo no ocurre, sino que ocurre lo contrario, ya que, así, las víctimas y la sociedad quedan con las manos vacías y los ofensores se despersonalizan en vez de repersonalizarse.
    ¿Serían esas penas restaurativas más humanas?
    Desde ya que sí, porque consistirían en restaurar lo que se ha roto en la sociedad y no seguir rompiendo lazos y vínculos.
    Es lo que todo movimiento restaurativo persigue, pero, para lograrlo plenamente, es por esta sustitución de penas por donde debería comenzar.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo.....restaurar el daño que se hacen la medida de lo más restaurativa posible

    ResponderEliminar
  3. Opino como tú Maestra,Es una ciencia social.!!!!

    ResponderEliminar